martes 13 noviembre 2018
Inicio Psicología El efecto pigmalión

El efecto pigmalión

¿Crees que la confianza que depositan los demás en tí influye en el logro de tus sueños?

El efecto pigmalión explica cómo una persona tiende a comportarse en base a las expectativas que los demás tengan sobre ella. La confianza en uno mismo es primordial para poder potenciar todas nuestras habilidades, pero también el apoyo que recibes de los demás te ayudará aún más a lograr todo lo que te propones.

Cuando nosotros creemos a alguien y le damos cariño, confianza y afecto le estamos cediendo a esa persona un sustento que le servirá para cumplir sus objetivos. ¿Has escuchado alguna vez como cuando tras hacer algo te dijeron una frase que decía “sabía que te ocurriría”? Ese es el efecto pigmalión, alguien esperó algo de ti, tu lo escuchaste, lo creíste y te comportaste en base a ello.

¿Qué es el efecto pigmalión?

¿En qué consiste el efecto pigmalión?

El efecto pigmalión también conocido como profecía autocumplida son aquellas expectativas que tiene una persona sobre nosotros y cómo éstas son capaces de influir en el resultado de lo que nos proponemos conseguir.

Esta persona es capaz de depositar esa confianza sobre ti además de saber valorar tus habilidades y apreciar tu propio talento y a ella se le conoce como pigmalión positivo. Cuando una persona deposita en nosotros ciertas expectativas, ya sean buenas o malas, nosotros tendremos cierta tendencia a estar a la altura de dicha expectativa.

Gracias al efecto pigmalión podemos entender también el poder que tienen nuestras propias creencias y cómo las mismas determinan nuestro éxito o fracaso sobre aquello que te propones lograr en tu vida.

Si una persona te ve muy capaz de hacer algo y te lo trasmite con entusiasmo es muy probable que se termine cumpliendo esa profecía.

La profecía autocumplida o efecto Pigmalión

La profecía autocumplida (efecto Pigmalión) es esa creencia que tenemos en algo que nos sirve de apoyo para convertirla en realidad. Es bastante parecida al efecto placebo. Para que lo entendáis mejor, ¿has oído hablar de pastillas con efecto placebo? Imagínate a un paciente que piensa que tiene un dolor de cabeza, alguien le da una pastilla que en realidad es un caramelo y cuando se la toma se le pasa el dolor completamente.

Un ejemplo de la profecía autocumplida

Esto le ocurre precisamente, porque su cerebro pensó: “si tomo esta pastilla para el dolor de la cabeza que me ha cedido una persona que le funcionó probablemente se me quite el dolor de cabeza”, y terminó cumpliéndose. De esto existen muchas investigaciones que relacionan el tratamiento médico con la psicología en las personas.

La relación entre el efecto Pigmalión y el efecto Galatea

¿Qué es el efecto Galatea?

El efecto Galatea ocurre cuando tú mismo tienes unas expectativas que determinarán tus propias actitudes con el fin de lograr conseguir un objetivo.

Si cuando estás preparándote para un examen pones tus expectativas altas, probablemente tendrás muchísima más probabilidad de aprobar que si tienes unas expectativas pobres.

La historia del rey Pigmalión y Galatea

El efecto pigmalión proviene del mito griego de Pigmalión, concretamente del libro X llamado Metamorfosis del autor Publio Ovidio. Cuenta la historia que el rey de Chipre llamado Pigmalión buscaba perdidamente una mujer perfecta pero tras un tiempo buscándola sin encontrarla decidió llamar a un escultor para  que le hiciera una estatura. Tras entregarle la estatua, ésta contaba con los máximos cánones de belleza pues era realmente preciosa. Pigmalión tras quedar impactado con tal bella estatua terminó enamorándose de ella. Tras soñar con ella al despertar,  se encontró con Galatea. Amó tanto a dicha escultura que consiguió que se hiciera real.

¿Qué diferencia existe entre el efecto Pigmalión y el efecto Galatea?

En base a las dos definiciones que he redactado, habrás conseguido entender que el efecto pigmalión ocurre en base a las expectativas que los demás tienen sobre nosotros, en cambio en el efecto Galatea partimos de nuestras propias expectativas.

Aun así cabe destacar que existe una relación entre ambos efectos. Si tu mismo tienes unas expectativas altas para lograr algo estarás aumentando muchas habilidades, entre ellas, una alta autoestima, más confianza en tí mismo y por tanto esto lo estarás proyectando hacia los demás. Así las personas que son pigmaliones positivos creerán aun más en el talento y por tanto tendrán mayores expectativas sobre ti mismo.

Pigmalión y el efecto Rosenthal

El efecto pigmalión también es conocido en la psicología por el efecto Rosenthal. Dicho nombre proviene de un estudio realizado por Robert Rosenthal y Jacobson. En dicho estudio se les entregaron a un grupo de profesores varios test de inteligencia sobre algunos niños del aula. De esta forma, los profesores ya conocían cuál eran los alumnos más aventajados y al final del curso, se comprobó que éstos tuvieron un rendimiento excelente y superior al resto de la clase.

Hasta aquí comprobarás que es lógico ¿verdad? Pues los test que se les había entregado a los profesores no eran ciertos. De esta forma se comprobó que pese a que había alumnos con un coeficiente intelectual menor pero con un perfil falseado como estudiantes impecables éstos recibieron un trato favorecido por las expectativas que los profesores le pusieron en ellos y es aquí donde se relaciona el efecto pigmalión en el aula con el llamado efecto Rosethal.

Los profesores crearon unas expectativas mucho más altas en aquellos que fueron concebidos como estudiantes impecables adoptando ciertos comportamientos más favorables que al resto de alumnos de la clase. Los profesores enseñaban más a éstos, ponían más interés en que aprendieran … Y esto hizo que esos alumnos seleccionados tuvieran increíbles calificaciones.

El efecto pigmalión en la educación

El efecto pigmalión en la educación y aulas

Un hijo estudiante que escucha a su padre decir “mi hijo no es buen estudiante” estará condicionando el comportamiento del mismo. En cierta forma está asegurándole una profecía autocumplida. Si el padre tiene malas expectativas sobre el hijo, éste actuará en base a las mismas y por tanto, no dará el máximo de lo que puede dar.

Tal y como líneas arriba te hablaba sobre el estudio que hizo Rosenthal del efecto pigmalión, la importancia que tienen los profesionales del sector educativo es de enorme importancia frente a cómo los alumnos se esforzarán durante el curso académico.

Si los profesores confiaran en todos los alumnos, su forma de educar sería mucho más didacta y se esforzaría mucho más en diferentes aspectos. Dejar más claro los conceptos, hacer la clase más amena para no aburrir a los alumnos, dar ejemplos y compararlos con otros más divertidos son algunas de las formas en los que un profesor puede ayudar a mantener al alumno motivado y así evitar que actúen como un pigmalión negativo.

Ejemplos del efecto pigmalión

Y es que el efecto pigmalion ocurre numerosas veces en todas las etapas de nuestras vidas y a veces, ni siquiera lo sabemos.

En el ámbito personal

El mito de pigmalion en casa

¿Qué rol juegas en tu familia? ¿Eres el padre o madre que se levanta temprano y se esfuerza por llevar dinero a la casa? ¿Eres el hijo/a estudiante que quieres demostrar a todos lo que esperan de ti?

Dependiendo del papel que cada uno desempeñamos vamos a responder acorde a lo que piensen de nosotros. Como hijo, nunca está demás valorar a nuestros padres de todo el esfuerzo que hacen y agradecerles todo lo que nos ayudan. Dile de vez en cuando lo agradecido que estás por esa comida tan agradable que te han preparado y por todo el tiempo que han invertido cocinando para hacerla.

En cada casa hay unas normas que respetar. Si le comunicamos a cada miembro de ella mediante palabras de refuerzo lo bien que cumplen sus tareas cuando le corresponden mayor implicación tendrán y evitarán no defraudar a los demás.

Hay que tener extremo cuidado en esas frases que a veces se escapan como “mi hijo no vale para estudiar”, “siempre es tan desordenado”, “yo no te he educado para que seas así”. Con ese tipo de frases estaremos de forma inconsciente cumpliendo esa profecía. Si un padre o madre le dice a su hijo que es muy desordenado, el hijo lo aceptará como tal y no se esforzará por intentar no serlo, porque ya le habremos puesto una “etiqueta”.

En el ámbito laboral

Efecto pigmalión en el trabajo y laboral

Si una persona que ha sido contratada porque ha causado una gran impresión durante la entrevista de trabajo es alimentado durante el mismo por su equipo de proyecto por frases de apoyo porque ha creado una gran expectativa el trabajador intentará por todos los medios rendir más de lo que lo haría otro trabajador, el cual sólo recibe continuas críticas.

Tanto una empresa como los equipos de trabajos que se formen en ella deberían de mantener motivados a todos su personal laboral y trasmitirles confianza y seguridad. De esta forma estarás beneficiando a tu plantilla y creando un buen ambiente de trabajo además de asegurar un mayor rendimiento laboral.

Un jefe juega un papel bastante importante en sus trabajadores. Si éstos regalan a sus empleados afirmaciones positivas, los empleados serán más capaces de lograr conseguir tareas incluso cuando éstas sean dificultosas pondrán más ahínco. Aunque también podría jugar un papel actuando de pigmalión negativo y por tanto, hundiendo al propio empleado disminuyendo su productividad laboral. Es por ello a tener en cuenta lo valioso que es el brindarle seguridad y complicidad a los demás.

Un video spot sobre el efecto pigmalión

Hace unos años, una empresa de seguro realizó un vídeo spot que hablaba sobre cómo el efecto pigmalion o profecía autocumplida era capaz de afectar a los hijos en base a lo que sus padres piensan sobre ellos. Dado que no tiene ningún desperdicio a continuación os lo dejo:

¿Es útil en nuestras vidas?

El efecto Pigmalión puede servir como un arma de doble filo. Nuestro entorno puede afectarnos tanto positiva como negativamente creándonos expectativas altas o bajas en base a lo que ellos piensen sobre nosotros mismos.

Si una persona se encuentra en un estado de estrés alto, ésta es probable que tienda a llegar incluso a un estado de ansiedad tirando la toalla por completo sobre un objetivo establecido. De esta forma si le ayudamos haciendo creer que confiamos en sus capacidades cambiarán. incluso su forma de pensar o actuar y convirtiendo el efecto Pigmalión en el ya comentado efecto Galatea.

Lo que sí puedo dejar claro que lo que a veces sentimos no es siempre lo real y que si en el entorno en el que nos rodeamos estamos alimentados por personas que valoran nuestro talento y nuestras habilidades claramente nos aportará grandes ventajas pues en base a como nos ven los demás sobre nosotros mismos así nos comportaremos exprimiendo todo nuestro máximo potencial.

Así que ya sabes, rodéate de personas que sepan apreciar todo lo bueno que tienes, te beneficiarán. Actuarán de motivadores que serán nuestros pigmaliones positivos que nos ayudarán en muchas ocasiones a cambiar esa forma de pensar negativa que tenemos a veces y que te hacen que disminuya tu productividad o lo más importante, no lograr cumplir los sueños en tu vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce el comentario
Por favor introduce un nombre aquí

Lo más leído

Definición seguridad informatica

¿Qué es la seguridad informática? ¿Qué protege?

Es realmente importante conocer mínimamente al menos qué es la seguridad informática pues vivimos en una sociedad en la cual abundan los sistemas informáticos y...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: El contenido está protegido